domingo, 18 de octubre de 2015

Premio Oropéndola

El sábado 27 se octubre, nuestra asociación recibe el premio Oropéndola. Premio otorgado por la agrupación de asociaciones de Madres y  Padres Oropéndola.
Nos sentimos muy orgullosas de este premio, porque es un reconocimiento a nuestra labor en igualdad desde las asociaciones que trabajan con padres y madres de alumnado en edad escolar ya que  nos parece importantísimo que ya  desde esa edad se trabaje en casa y en la escuela, la igualdad y la coeducación.
Recogimos el premio Nuchi Vicepresidenta, y Victoria como Presidenta.
Ponemos las palabras que dijimos que son un reflejo de nuestro pensamiento y un ánimo a la acción para las AMPAS.

Buenas noches a todas las personas que nos habéis venido a acompañar y a la MADRE, EL ABUELO y LA PROFESORA que también reciben  este premio.
Quiero recordar a todas las madres, algunos padres y muchos abuelos y abuelas que no están aquí recibiendo el premio, pero  que con su labor y esfuerzo, día a día, consiguen que nuestra infancia crezca moral e intelectualmente para que tengamos nuevas generaciones que nos abran el futuro. Estas personas no son suficientemente reconocidas  por la sociedad. Me gustaría  que las sintiésemos  aquí, compartiendo estos premios.
En nombre de La ASOCIACIÓN DE MUJERES CLARA CAMPOAMOR,  agradezco sinceramente que se haya tenido en cuenta nuestra labor feminista en favor de la igualdad,  para concedernos este premio Oropéndola.
Mi compañera Nuchi, os va a hacer una breve reseña de los objetivos y trabajos de nuestra asociación.

La Asociación de Mujeres de Orihuela Clara Campoamor nace en 2007. Un grupo de mujeres sentimos la necesidad de que nuestra voz también formase parte del conjunto de voces existentes en el municipio.
Nos propusimos tres grandes objetivos:
Dar visibilidad a las mujeres que nos han precedido y no se conocen. Esto, consideramos que es manipular la historia en detrimento de las mujeres. Ejemplo: Olympia de Gouges. No se puede estudiar la Revolución Francesa sin reconocer a una mujer que alzó su voz en reconocimiento de los Derechos de las mujeres, lo cual le costó ser decapitada.
Denunciar el maltrato hacia las mujeres en cualquier lugar del planeta.
Establecer una red informática –redes de mujeres- para lo cual deberíamos formarnos en las nuevas tecnologías.
Y para conseguir estos objetivos, estos principios de Igualdad –que es el Feminismo- tendríamos que formarnos más en Feminismo. Si no existe formación no hay manera ni de detectar, ni de cambiar nada.
Ya nuestra presentación fue un ejemplo del espíritu que nos movía. Cada una de las mujeres que componíamos la Junta Directiva debíamos preparar a una mujer que, por las circunstancias que fuese, nos hubiera conmovido, enseñado, despertado o emocionado. Ninguna sabíamos qué prepararía la otra, de manera que allí aparecieron Clara Campoamor –defensa del voto femenino-, Wangari Mathai- defensa de la tierra- , Rosa Parks –defensa de los derechos civiles- , Somali Mann- defensa de la integridad de la mujer en su lucha contra la ablación- ,  Josefina Aldecoa –defensa de la educación-, Alexandra David Neill … etc…
Todas aprendimos de todas. Todas pudimos Dar y Recibir. Después recogimos aquel trabajo en carteles donde recogíamos imágenes y vidas de estas mujeres. Y una vez hecho esto sentimos la necesidad de “Un espacio propio” que no fuese sólo virtual. Y nos pusimos a la faena hasta que encontramos el espacio que muchas de vosotras y vosotros conoceréis y las personas que no, os invitamos a hacerlo.
Hemos procurado traer mujeres de primera línea de las que hemos aprendido mucho y dar fe también de todo esto en nuestro espacio virtual www.mujeresclaras.es.
Gracias por vuestro reconocimiento.
Continúa Victoria
La labor de las asociaciones de padres y madres es fundamental para que los centros escolares se sientan apoyados en la formación de nuestra infancia y adolescencia.
Que  la  Agrupación  de  Asociaciones  de Madres y Padres Oropéndola,  se preocupe y comparta esta responsabilidad con los centros educativos  nos parece encomiable. Nuestro reconocimiento  por su labor.
Y queremos aprovechar que tenemos el micro,  para  recordar algunas cuestiones sobre educación en igualdad que siempre proponemos desde todas las asociaciones feministas y que creemos que las familias y los centros educativos pueden y deben poner en práctica  para educar  en igualdad.
 Aunque sabemos  que  se han conseguido ya muchos avances en igualdad,  aún queda mucho por hacer.

Tratamos de forma diferente a niños y niñas. Es una realidad. Diferentes juegos, diferentes expectativas, diferentes roles…. eso provoca que el cerebro se desarrolle de forma diferente en unos y otras. Y poco a poco los niños van adquiriendo la idea de que son  superiores a las niñas. 

Desde las Ampas podéis pedir que se equilibren los juegos y deportes. Que se reparta el espacio del patio por igual, y que no sean siempre los muchachos los que ocupan las pistas de deporte y las niñas estén desperdigadas por los rincones.

Podéis pedir que se elijan los  libros de texto, de lectura y todos los materiales  que contemplen de verdad la igualdad. Y no que en el problema siempre es el papá el que compra el coche y la mamá la que compra las patatas. Las imágenes perduran y los roles tienden a repetirse.

Las mujeres importantes en la historia, la música, el arte, la literatura prácticamente no aparecen el los libros.  Si no tienen mujeres referentes a quien emularán nuestras niñas?? Pedid que se estudien y conozcan.

 Pedimos a las niñas que sean 
 “sensibles, tiernas, responsables, trabajadoras y preocupadas por su imagen”, mientras que los chicos esperamos que sean  “dinámicos, activos, autónomos, emprendedores, posesivos y superficiales. 


Estos estereotipos se van trasmitiendo y crean las desigualdades que muchas veces impiden un desarrollo como personas completas a las niñas, pero también a los niños.

Y nos gustaría que se vaya modificando  la idea tradicional de paternidad. Los hombres también deben responsabilicen de la mitad del trabajo doméstico, porque es bueno para las mujeres, para los hijos y también para los  hombres, ya que contribuye a que sientan "más empatía" mejor relación y armonía con hijos e hijas.


  Y desde vuestra asociación Oropéndola podéis  pedir a los centros escolares una educación coeducativa; y formación para padres y madres  para que entiendan y detecten estas trabas que la sociedad patriarcal y machista impone a sus hijos e hijas.
Con buena preparación  ya desde la familia, se fomentará una educación en igualdad.

Si conseguimos una sociedad más igualitaria habremos conseguido una sociedad más justa y con menos violencia.
Y no es eso lo que queréis para vuestras hijas e hijos??

Porque queremos  una sociedad igualitaria y más justa, seguimos luchando las mujeres de la Asociación Clara Campoamor.
Recordaros que el próximo 7de noviembre habrá una marcha de todas las comunidades a Madrid para reclamar más medios, más preparación, más apoyos para erradicar la violencia machista que tantas víctimas visibles e invisibles provoca.

Muchas gracias






No hay comentarios:

Archivo del blog