domingo, 25 de octubre de 2009

Antígona, ejemplo de mujer rebelde


En la imagen de Jean Cocteau, aparece Antígona con la tierra en sus manos, símbolo de la ley divina, y a Greonte con el edicto, símbolo de la ley humana.

Antígona es una de las tres tragedias de Sófocles, pertenecientes a la saga de Edipo, pertenece al siglo V a C.

Fue representada treinta y dos veces y los atenienses, sobre todo las mujeres -creemos- quedaron tan entusiasmados que le ofrecieron al autor el gobierno de Samos. Hoy sigue entusiasmando igualmente. ¿Por qué?

La tensión del conflicto se reactualiza en cada época, en cada país y en cada familia.

La voz de Antígona resuena actual, las mujeres se rebelan se enfrentan al poder patriarcal, al orden establecido.

Pongámonos en situación. ¿Cuál era el papel de la mujer en la antigua Grecia?

El orador Demóstenes decía: “Tenemos a las cortesanas, es decir, prostituidas, para el placer, a las concubinas para las urgencias cotidianas, y a las esposas para tener una prole legítima y una custodia fiel del hogar”. El contexto ha cambiado pero el imaginario social sigue manteniendo algunas de esas significaciones sociales del ser mujer. Con algunas variables pareciera que las mujeres seguimos ocupando esos lugares en nuestra cultura.

A pesar del rol desvalorizado de la mujer en la cultura griega, aparece esta figura femenina heroica, una muchacha,huérfana, desamparada, que había acompañado a su padre en el calvario del exilio y acaba de ser testigo de una guerra civil en la que habían muerto sus dos hermanos y que se enfrenta a la autoridad política y familiar que representa su tío y futuro suegro, Greonte. Este representa la figura simbólica que la sociedad adscribía al varón, (la ley del Estado y la ley patriarcal), Antígona (la ley de la familia), cumple con una función tradicionalmente femenina: realizar los ritos funerarios de su hermano Polinices, prohibidos por Greonte.

Antígona cumple con lo que le habían enseñado desde niña. Pero también a que debía obedecer al varón (tío en función paterna, padre de su enamorado y rey). Ha de elegir entre una u otra enseñanzas. Escoge la primera, para ello ha de morir (lapidada).

Esta tragedia debe haber resonado como una obra revolucionaria, sigue siendo una invitación al poder, pero es más cosas: el personaje desea saber, es la rebelde hija de Edipo en cuanto al conocimiento, elige libremente su muerte, se anima a ser libre aún a costa de su vida. El modelo de Yocasta influyó en ella(su madre es también transgresora.

Lo novedoso de Antígona es que ama y piensa, lo subversivo es que no sólo se animó a pensar, y a expresar en palabras, con argumentos lógicos, sino que además, pensó distinto.


Como conclusión podemos decir que “La libertad es la conciencia de la necesidad” (Hegel).

Una de las tareas imprescindibles es tratar que los discursos caigan de su instalación confortable, poder cuestionar el peso que el poder imprime al lenguaje dándole significados eternos.

Como Antígona debemos abrir espacios para animarnos a cuestionar los discursos de sometimiento…

Resumen El mito de Antígona de Nilda Basalao.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

"Tratar de que los discursos caigan de su instalación confortable". Ése es el reto.

Gracias, Pascuala.
Nuchi

Anónimo dijo...

Gracias por mostrarnos a otra mujer que sale del papel asignado y con un pensamiento libre se maniefiesta y se rebela contra lo patriarcalemnte establecido.
Tienes un buen modelo. Animémonos a seguir haciendo que nuestros discuros de escuchen y tengan en cuenta.
Victoria