domingo, 9 de noviembre de 2008

INTELECTO. ¿ACASO NO SOY UNA MUJER?



En 1851 Sojourner Truth puso de manifiesto la especifidad de la dominación vivida por las mujeres negras (sexismo, racismo y clasismo) a través de su célebre discurso pronunciado en la convención de mujeres de Ohio.
  • Bueno hijos, cuando hay mucho alboroto es porque algo está pasando. Creo que tanto los negros del Sur como las mujeres del Norte están todos hablando de derechos y a los hombres blancos no les queda más que ceder muy pronto. Pero, ¿De qué se trata de lo estamos hablando aquí?. A mi nadie nunca me ha ayudado a subir a las carretas o a saltar charcos de lodo o me ha dado el mejor puesto! y ¿Acaso no soy una mujer? ¡Mírenme! ¡Miren mis brazos! ¡He arado y sembrado, y trabajado en los establos y ningún hombre lo hizo nunca mejor que yo! Y ¿Acaso no soy una mujer? Puedo trabajar y comer tanto como un hombre si es que consigo alimento-y puedo aguantar el latigazo también! Y ¿Acaso no soy una mujer? Parí trece hijos y ví como todos fueron vendidos como esclavos, cuando lloré junto a las penas de mi madre nadie, excepto Jesús Cristo, me escuchó y ¿Acaso no soy una mujer? Entonces se preguntan ¿Qué es lo que tiene en la cabeza? ¿Qué significa esto? (Un miembro de la audiencia sugiere “Intelecto”) -¡Exacto! ¿Qué tiene que ver todo esto con los derechos de las mujeres y de los negros? Si mi cántaro solamente puede contener una pinta y el de ustedes un cuarto, no sería muy egoísta de parte de ustedes no dejarme tener mi pequeña mitad llena? Entonces el pequeño hombre vestido de negro dice que las mujeres no pueden tener tantos derechos comos los hombres, porque Cristo no era una mujer. ¿De dónde vino Cristo? ¿De dónde vino Cristo? ¡De Dios y de una mujer! ¡El hombre no tuvo nada que ver con El!

  • Gracias por haberme escuchado, ahora la vieja Sojourner no tiene más nada que añadir.

3 comentarios:

Asociación de Mujeres de Orihuela Clara Campoamor dijo...

Impresionante, Mari Carmen. No la conocía. Me recordaba a Shakespeare: ¿Acaso no tenemos ojos? ¿No tenemos manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones? ¿No somos alimentados por la misma comida y heridos por las mismas armas, víctimas de las mismas enfermedades y curados por los mismos medios? ¿No tenemos calor en verano y frío en invierno? ¿Si nos pinchan no sangramos? ¿No nos reímos si nos hacen cosquillas? ¿Si nos envenenan, acaso no morimos?

Anónimo dijo...

Es admirable cómo una mujer parentemente inculta tiene las ideas mucho más claras que hombres preclaros que nos gobiernan y nos han gobernado.
Me gusta eso de que no hizo falta intervención de varón para crear una religión y sin embargo los dirigentes de esa y otra muchas religiones niegan derechos elementales a las mujeres.

Anónimo dijo...

me ha comovido el comentario de,Acaso no soy una mujer.
Que mujer tan sencible,me hace pensar que ha sufrido mucho como muchas mujeres en el mundo entero.
Gracias

Archivo del blog