martes, 28 de octubre de 2008

Aisha Ibrahim Dhuhulow



Aisha Ibrahim Dhuhulow fue lapidada, el pasado lunes, por un grupo de cincuenta hombres. Tenía 23 años y los hechos tuvieron lugar en Kismayo (Somalia). Cuando sus familiares intentaron acercarse a ella, los guardias islamistas abrieron fuego y mataron a un niño.
Ayer era Hadijatou Mani en Níger la que nos animaba al ganar la batalla contra la explotación en un país donde estas prácticas continúan a pesar de estar oficialmente abolidas; hoy la muerte de Aisha nos recuerda que el camino que nos queda a las mujeres todavía es arduo y difícil. Ayer y hoy agradecemos a Lali Cambra su trabajo por estos reportajes

2 comentarios:

pascuala dijo...

El fundamentalismo les arraca el coraz´n y la cabeza a quienes lo profesan.
Animamos a la periodista para que nos informe de estas atrocidades, por muy crudas que sean. La votaremos siempre.

Asociación de Mujeres de Orihuela Clara Campoamor dijo...

La noticia de hoy, sobre el asesinato de los albinos, nos rompe el corazón.¿Aquí no puede intervenir ese ente que se denomina ampulosamente comunidad internacional??

Archivo del blog